Noticia

  • Tradiciones sin crueldad

    2017-08-17
    Partekatu - Compartelo

    -2El sábado, 26 de agosto en el marco de la Aste Nagusia de Bilbao, a las 17 h. tendrá lugar un año más la manifestación antitaurina con punto de partida frente a la plaza de toros de Vista Alegre y finalizará en la Plaza Moyua. Los colectivos convocantes, entre los que se encuentra Eguzki, hemos dado hoy una rueda de prensa para presentar esta convocatoria.

    COMUNICADO

    La raza humana, que a lo largo de millones de años desarrollaría la crueldad que hoy es nuestro castigo, se ha ensañado con los animales hasta extremos inverosímiles de maldad. Siglos atrás, en Francia, en Italia o en Alemania, toros, asnos, osos y perros eran quemados  y descuartizados vivos por mero pasatiempo. En Inglaterra se programaban con asiduidad encierros taurinos, donde los novillos morían acuchillados por el gentío, hasta que una ley los prohibió en 1835, no sin grandes protestas de quienes argumentaban que abolir las torturas de animales suponía atentar contra las costumbres de Gran Bretaña. Martirizar animales era, pues, una práctica admitida en la Europa de antaño, hasta que poco a poco tal barbarie fue desapareciendo a medida que las naciones se hacían más sensibles y cultas.

    Sólo la península ibérica iba a quedar aislada de dicha modernización, y el maltrato animal se enquistó en España como un tumor dañino. En nombre de la tradición cada año se siguen torturando y matando miles de animales para divertir a la gente, espectáculos embrutecedores que repercuten desastrosamente en el carácter de quienes participan en ellos. Por muy tradicionales que sean estas costumbres crueles, no hay argumento alguno que las justifiquen, del mismo modo que hoy no permitimos prácticas antiguas tan arraigadas como la esclavitud o la lucha a muerte de los gladiadores.

    2017Bilbokomani-antitaurinoa 2Un verdadero progreso moral exige piedad para quienes sienten el dolor como nosotros, y los animales, seres capaces de sufrir el dolor físico y psíquico, tienen derechos inalienables a no ser torturados. En ese sentido político no podemos defender los derechos de los humanos e ignorar los de los animales; y si como sociedad avanzada condenamos prácticas tan aberrantes como la mutilación de las niñas en África, también debemos condenar el océano de sufrimiento animal que nos rodea. Ya en el siglo pasado, Henry Salt, incansable activista en favor de los derechos humanos, no dudaba en trabajar en ambos frentes:  «Que no nos traicione la mentira de que debemos estudiar primero los derechos humanos y dejar que la cuestión animal se resuelva luego por sí sola. Pues, únicamente un estudio amplio y desinteresado de ambos temas permitirá la solución de uno y otro.»

    Desde tal premisa que compagina el humanitarismo con el respeto a las criaturas capaces de sentir, hemos de rechazar toda costumbre cruel que humille la vida. Los animales no son vegetales ni minerales, y muchos de ellos, señaladamente mamíferos y aves, sienten, disfrutan y sufren al igual que nosotros. Ante dicha evidencia, los derechos del animal deben ser defendidos por la ley como lo son los derechos del hombre, pues la evolución nos ha elevado a un nivel moral que nos acerca a la compasión, compasión que nos hace amparar a todo cuanto es capaz de sufrir, compasión que supone un paso trascendental en la marcha hacia adelante de la Humanidad.

    2017Bilbokomani-antitaurinoa 1Una sociedad éticamente decente no puede admitir costumbres tan irreflexivas y perversas como la de torturar seres sintientes en aras de la tradición. Queremos nuestras fiestas populares sin animales, sin prácticas abusivas hacia ellos, fiestas y tradiciones libres de su angustia, su miedo y su agonía. No más encierros, no más arrastre de ganado, no más torturas de toros. Queremos fiestas y tradiciones donde cultivar la armonía con cuanto nos rodea, donde el rítmico golpeteo de la txalaparta nos traiga el gozo refrescante y la dignidad renovada de sabernos un pueblo comprensivo y generoso en el que florece la compasión como el mayor logro de la evolución humana.


    Partekatu - Compartelo