Albistea

  • Ernesto Gasco intsumisoa bihurtu da kostaldeko legediarekin

    2015-09-10

    ondarreta 2015 irailaLas piedras de Ondarreta han vuelto a ser noticia porque han aflorado de nuevo apenas unos días después de que el concejal Ernesto Gasco saliese en los medios colgándose la medalla de que hubiesen desaparecido, gracias, cómo no, a su extraordinaria diligencia, que le ha llevado a ordenar la retirada este verano de hasta 850 toneladas. Pero han vuelto a ser noticia también porque ha trascendido que esa retirada no ha contado con la preceptiva autorización del Servicio de Costas, que, además, ha advertido de que la intervención podría ser incluso contraproducente.

    Y, por aquello de que el Pisuerga pasa por Valladolid, nos ha venido a la memoria que no es la primera vez que Gasco ningunea la Ley de Costas. En 2012, cuando era viceconsejero de Transportes del Gobierno de Patxi López, llegó a adjudicar la ejecución de dos tramos del Metro y, todavía en diciembre de 2012, cuando las elecciones habían dado ya la mayoría al PNV, balizó una zona de la Avenida de Zarautz, pretendiendo hacer ver que el inicio de las obras era inminente. Sin embargo, una de las primeras cosas que hizo el Gobierno de Urkullu fue paralizarlas. Entonces trascendió que los proyectos estaban inconclusos y que faltaban numerosos trámites, entre ellos, la autorización de Costas. Porque, digámoslo de paso, el proyecto del Metro afecta al dominio marítimo-terrestre en general y también al subsuelo de la propia playa en particular, concretamente en las inmediaciones de La Perla. Por cierto que esa adjudicación “en falso”, solo explicable por razones electorales, nos va a costar unos cuantos millones de euros a los contribuyentes.

    plano metro concha 2015 iraila

    En fin, que Gasco es un insumiso reincidente a la Ley de Costas. En el caso concreto de Ondarreta, queremos suponer que el Servicio de Costas prepara ya el correspondiente expediente sancionador contra el Ayuntamiento, porque no podemos ni imaginar que cualquier otro que introdujera sin autorización maquinaria pesada en el dominio marítimo terrestre y extrajese 850 toneladas de cualquier material saliese impune.

    Por cierto, Gasco no parece suficientemente satisfecho con la “hazaña”, y pretende repetir la acción esta vez a finales de mes. Mucho bla,bla, bla pero todavía no se ha atrevido a decir cuánto nos está costando a los donostiarras la broma. ¿Transparencia? ¿Qué es eso?