Albistea

  • Eguzkik gabonetako argien energia xahuketa salatu nahi du

    2015-12-04

    feliz consumoTradicionalmente las Navidades se caracterizan, entre otros derroches consumistas, por el derroche energético en forma de luces,  que inundan casas, comercios y calles.

    En los últimos años se ha dado una pequeña contención a este derroche energético, más fruto de la crisis que de la concienciación ambiental.

    Pero desgraciadamente este año, el Ayuntamiento donostiarra ha abandonado la senda de la sostenibilidad y el ahorro en el consumo eléctrico  y se ha lanzado nuevamente por el camino del derroche energético.

    No se ha contentado con instalar un 14% más de iluminaciones navideñas, sino que además, ha adelantado también la fecha de su encendido.

    Es decir, este año se derrochará en torno a un 20% más de energía no necesaria, con su respectivo aumento en la factura que pagaremos todos los donostiarras. ¿60.000euros? ¿70.000?

    Justo en la semana en que los países del mundo debaten en Paris qué medidas adoptar para frenar el cambio climático, entre otras el ahorro energético, Donostia vuelve a la vieja receta de gastar más en una iluminación innecesaria.

    En el 2008 Donostia se adherió al Pacto de Alcaldes por una Energía Sostenible, y en el 2011 aprobó el PAES con el objetivo, entre otros, de reducir un 20% las emisiones de gases de efecto invernadero. Teniendo en cuenta que el sector de generación de electricidad contribuyó en 2012, con el 23’5 % del total de emisiones de CO2, ¿dónde queda la coherencia con aquel Pacto suscrito?

    Gastar un 20% más en una iluminación no necesaria, es incompatible con el objetivo de reducir el 20% de emisiones de CO2.

    El Ayuntamiento vuelve a las viejas costumbres que repiten los mismos problemas.