Albistea

  • “El medio ambiente siempre es una especie de ‘maría’ de los gobiernos ”

    2016-09-28

    OHARRA: Deiak eginiko elkarrizketa izanik, jatorrizko hizkuntza baina ez dago, beraz albiste hau soilik gazteleraz topatuko duzu.

    Euskadi saca mala nota en materia medioambiental. Lo cree así Garikoitz Plazaola, desde Eguzki, que critica las incineradoras, el ‘fracking’ y los recortes sucesivos

    Una entrevista de Concha Lago Fotografía de Javi Colmenero – Domingo, 18 de Septiembre de 2016 –

    Garikoitz eguzki deia

    Bilbao- El próximo mes se adjudican las obras de la incineradora de Zubieta, en Gipuzkoa, en medio de una fuerte contestación social. ¿Qué opinan ustedes?

    -Creemos que las incineradoras son infraestructuras que contaminan, que desperdician recursos y que no evitan los vertederos. Si a eso le unimos que es un sistema caro, son un despropósito. Teniendo en cuenta la controversia que provocan y que muchos expertos mantienen que son peligrosas para la salud, por un principio de precaución no deberían construirse. La incineradora genera escorias y cenizas que hay que tratar y verter en alguna parte. En Bizkaia, por ejemplo, se están haciendo convenios para que los vertederos duren más años. Pero que quede claro que no estamos solo en contra de la incineradora de Zubieta, también de Zabalgarbi.

    La central nuclear de Garoña es un pozo de quejas inagotable y Eguzki siempre ha sido muy beligerante. Ahora el CSN pretende dar el visto bueno a la prórroga para que siga operando hasta 2031.

    -Nosotros hemos reiterado la petición de que se desmantele lo más rápido posible y de que su cierre sea irreversible. Garoña debería haber estado cerrada hace mucho tiempo por vieja. No olvidemos que ya ha cumplido los 40 años de funcionamiento, la vida útil para la que, en principio, estaban preparadas las centrales españolas. También debería haber estado cerrada por peligrosa y por estar amortizada y porque es una demanda social. Está obsoleta. Y se ha demostrado que tampoco es necesaria. Así que hay que cerrarla rápido no sea que al final nos acaben colocando una especie de cementerio nuclear en Garoña, haciendo una especie de refugio para residuos nucleares.

    Algunos argumentan, en su favor, la pérdida de puestos de trabajo y el impacto socioeconómico.

    -Es necesario que termine esa situación provisional actual y la amenaza permanente de reapertura. Pero hay que ser rigurosos y gestionarlo correctamente. Siempre hemos defendido que hay que hacer un plan socioeconómico para la zona para que el impacto en el empleo sea el menor posible. Pero llevamos hablando de esto desde hace más de quince años.

    Y con tantos frentes abiertos, entra en escena el tema de la fractura hidráulica, el famoso fracking.

    -No me voy a liar en argumentos complicados pero hoy en día está aceptado que el fracking es una técnica de explotación muy controvertida que genera muchos riesgos medioambientales. Cuando todo el mundo habla de buscar nuevas fórmulas energéticas, lo único que hace el fracking es incidir en la energía de los años 70 y 80, los hidrocarburos. Si de verdad queremos ser un país avanzado debemos apostar por energías renovables y no por las fósiles. ¿Por qué nadie ha pensado en instalar placas solares en los tejados de los polígonos industriales que serían mucho más eficaces?

    Pero el Gobierno vasco renunció al ‘fracking’ por su inseguridad medioambiental.

    -Es insuficiente el anuncio del Gobierno vasco de renunciar a utilizar esta técnica para extraer gas porque mantiene vigentes los permisos de investigación de hidrocarburos. Al final, eso conlleva hacer el agujero y meter determinados productos químicos. El daño puede ser el mismo para investigación que para producción y consumo.

    Parece que en materia medioambiental queda mucho por hacer.

    -Muchísimo porque está muy bien la ley de residuos puesta en marcha por el Gobierno vasco pero faltan cosas muy elementales como la política de reducción y reutilización, que es manifiestamente mejorable. Tampoco hemos sido capaces de legislar sobre envases y embalajes para que todo el mundo tengamos que tirar menos al contenedor amarillo. Porque sobre todo hay que mirar qué puede hacer uno mismo para mejorar el medio ambiente.

    Con estos argumentos tan pesimistas que maneja, parece que el medio ambiente en Euskadi se lleva muy mala nota.

    -Es que la mayoría del presupuesto de Medio Ambiente se lo lleva el Tren de Alta Velocidad. Hay un montón de áreas en las que hay que trabajar y adoptar soluciones y sin embargo son las que más recortes sufren porque el medio ambiente siempre es una especie de maría de los gobiernos. Un ejemplo, cada día se vierten miles de metros cúbicos de agua contaminada a la ría de Urdaibai que es reserva de la Biosfera y nuestra joya de la corona. A pesar de que hay un plan para eliminar esos vertidos, en 2016 se presupuestaron trece millones pero se han visto reducidos a cinco. Si eso se hace en la joya de la osamente, los datos de la capa de ozono están mejorando.

    -Sí pero no hay que bajar la guardia porque el efecto invernadero existe y no se pueden obviar las medidas para detenerlo.

    En las fiestas de las capitales vascas han sido noticia los toros por la escasa asistencia a las plazas.

    -Estamos en contra de cualquier tipo de agresión o maltrato animal. Da igual que sean toros, burros… Pero las corridas además de sanguinarias, son ruinosas.